En contra de la pedofilia y todas las demás formas de abuso sexual en menores de edad que circulan por el ciberespacio, hay una campaña en Colombia conocida como Internet Sano que tiene como principal objetivo la reducción de este tipo de material pornográfico en las páginas web del país. La idea surge del Ministerio de Comunicaciones que, al igual que un gran sector de la población, ha descubierto que la masificación de la información en la red virtual ha contribuido a la aparición y propagación de contenidos que violan la constitución moral de un menor de edad. Para casi nadie que esté familiarizado con la Internet, es un secreto que el sexo en todas sus manifestaciones es el tema más común en el mundo virtual. Dentro de la amplia propuesta de temas relacionados con él, se encuentran direcciones electrónicas encaminadas a explotar o mostrar a niños(as) involucrados en imágenes, videos, etc., de carácter exclusivamente sexual adulto.

Internet Sano se caracteriza por un peculiar logo que muestra a una chiquilla sosteniendo una arroba (@) como si fuese un globo, marca que en muchas páginas web aparece como respaldo a esta iniciativa. El encargado del Ministerio de Comunicaciones en la región Suroccidental y de la Orinoquia de Colombia, con quien este espacio tuvo la oportunidad de hablar hace unos meses, afirma que no solamente la explotación sexual infantil se da con productos audiovisuales. “La campaña Internet Sano también es consciente que, mediante textos y mensajes hablados, se produce una incitación hacia un gran sector de la población infantil para que practique procedimientos que sólo en la mayoría de edad una persona puede tener la libertad de decidir si los practica o no”, ha afirmado este funcionario. De igual forma, la campaña Internet Sano también se preocupa por la entrada o promoción de páginas web de otras partes del mundo, enlazadas hacia blogs u otro tipo de productos informáticos colombianos, identificando y bloqueando las url de estos sitios en la red.

La campaña Internet Sano, desafortunadamente, no ha tenido el impacto que el Gobierno ha querido dentro del común de los habitantes. Esto también se debe al poco compromiso de los padres, ya sea por ignorancia o desidia, respecto a la educación sexual de sus hijos. Son muchos los millones que se han gastado en folletos, avisos radiales, etc., para tratar de que la campaña en verdad cuaje. De todos modos, seguirá Internet Sano tratando de asimilar lo mejor posible, el sano desarrollo de los niños en materia de sexualidad acorde con la Internet