ALGUNOS INVENTOS DE LA CIVILIZACION ROMANA:

ARADO ROMANO

El arado romano, Es el invento agrícola más conocido, se utiliza para arar la tierra y hacer surcos en ella. En la antigüedad usaban un arado ligero de rascado con una reja de hierro (también llamado “cuchilla”) este artilugio apareció hace 3.500 años A.C. en las civilizaciones de Occidente medio, en la zona de Mesopotamia. Más tarde un norteamericano cambió la estructura de este grato elemento agrícola en la década de 1850. Y así hasta el arado mecánico que hoy en día conocemos, tal y como demuestra este esquema. En la actualidad se utilizan tractores en vez de animales tirando de arados, pezuñas por ruedas, cabezas por cabinas.

 

LA ARQUITECTURA URBANA

 

Las ciudades romanas, conformaron la estructura civil y social de la civilización romana: se centralizaba el comercio, se relacionaban los distintos pueblos conquistados, y, en general, se controlaba a la población, aunque se encontraran algunas revueltas, por parte de los ciudadanos.

En el cruce de estas dos calles se ubican el foro de la ciudad y el mercado, dos de los edificios más importantes de la ciudad.

Muchas de las normas que los romanos hacían cumplir, se practicaron durante más de diez siglos.

Las Murallas:

La defensa de las ciudades, ha sido uno de los principales asuntos con que las distintas culturas se enfrentaban para asegurar el porvenir, no sólo de sus habitantes y pertenencias, sino también de su cultura y forma de vida, y así, propagarla por otros pueblos, clanes, y grandes cuidades, etc.

Los romanos también albergaban en su ciudad, termas, que eran baños públicos en los que la gente se bañaba, y aseaba ya que en sus viviendas no había baños, excepto en algunas villas que solían ser de gente importante por ejemplo de los altos cargos del ejército, como los estrategas o los generales.

 

LA CALZADA ROMANA

 

 

La calzada romana era el modelo de camino usado por Roma para la vertebración de su Imperio. La red viaria fue utilizada por el ejército en la conquista de territorios y gracias a ella se podían movilizar grandes efectivos con una rapidez nunca vista hasta entonces. En el aspecto económico desempeñó un papel fundamental, ya que el transporte de mercancías se agilizó notablemente. Las calzadas también tuvieron gran influencia en la difusión de la nueva cultura y en extender por todo el Imperio la romanización. El Itinerario de Antonino, del siglo III, es la fuente escrita que mayor información nos aporta sobre la red viaria romana.

Unían las ciudades de todos los puntos de Italia y después del Imperio con los centros de decisión políticos o económicos. Los viajes eran fáciles y rápidos para la época, gracias a una organización que favorecía una relativa comodidad para sus usuarios. Pensadas, primero, para uso militar, serán el origen de la expansión económica del Imperio, y después de su final, facilitando las grandes invasiones de los pueblos bárbaros.